La Guerra de las Criaturas

Un foro donde la luz lucha por derrotar a la oscuridad y donde la oscuridad intenta vencer a la luz mediante guerras... ¡un foro de diversión y acción!
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Enlace Rápido
-_
_
-_
_
-_
_
-_
_
_
-_
_
-_
Mercado: _
_y_
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 57 el Vie Sep 17, 2010 9:22 pm.
Últimos temas
» Hola , Hola buenas
Jue Ago 10, 2017 10:48 pm por Arshei

» ¡Oh por dios! Decidme si no es verdad.
Vie Ene 30, 2015 12:30 am por Amy Sunie

» En otro lugar...
Vie Sep 20, 2013 9:23 pm por Amy Sunie

» Ascensión [El Fin de Yggdrasil]
Miér Sep 11, 2013 12:38 am por Aspicious

» La peticion
Lun Jul 01, 2013 3:25 pm por Dakros

» buscando rol, 2 xD
Sáb Jun 22, 2013 12:34 am por Zent

» El Templo de Samasha del Cielo [Amy y Lucius]
Mar Jun 18, 2013 7:11 pm por Amy Sunie

» Ataque al mausoleo [Misión - Éter]
Jue Jun 13, 2013 2:39 pm por Éter

» [Libre] Armando
Dom Jun 09, 2013 2:10 am por Zent

El Consejo: Staff de Creatures Wars

Scarlett Reed (Axel Foley)
Lucius
Eliah
Auron
Aspicious

Los posteadores más activos del mes
© Copyright
Obra original creada por Arshei y heredada por Axel Foley / Scarlett Reed.
Diseño de la página por Aspicious sobre el soporte de foroactivo.
Mantenimiento por Lucius y el Consejo de Creatures Wars.
El contenido íntegro de esta página es totalmente original.

~ Afiliados ~
Eternity

Dangerous World

Vampirelandia

Dragonmasters

Lune Noire

The Urban Legend

Facing Dark

Bvlgaria

Yéni Únótime

Acle City

Guerra Biblica

Distopía

Fabulam Renascor Sum

Game Over

Star Wars : Force Universe

Pokemon World Battle

Instituto Honan II

Gothic Princess

Hybrid City


Comparte | 
 

 Nuevos territorios

Ir abajo 
AutorMensaje
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Nuevos territorios   Dom Dic 04, 2011 6:57 pm

Había decidido salir del limbo por unos días, no se sentía con ánimos de seguir encerrada en la biblioteca buscando libros en los que encontrar una historia que la llevase a otro lugar, así que salió de allí y se marchó a los bosques, donde creyó que se encontraría a gusto, aunque sabía que daría igual donde estuviera, se sentiría igual rodeada de árboles que en un desierto polar rodeada de hielo, pero quería ver si de verdad no iba a notar la diferencia, quería ver si de verdad se había convertido en una especie de estatua viviente, como aquellas que recordaba en el cielo.

Cuando llegó a los bosques respiró hondo, intentando notar alguna diferencia en su corazón al estar en un lugar abierto rodeado de naturaleza, pero no encontraba diferencia entre aquello y estar encerrada en una de las torres del Limbo, no pudo evitar un suspiro de decepción, pero ya que estaba allí, caminaría un rato para poder admirar aquel lugar en el que nunca había estado y del cual sabía solo por los libros que había leído con historias que narraban acerca de ese lugar, bueno, acerca de ese lugar y de muchos otros en los que había naturaleza de por medio. Sus ojos negros como la noche se paseaban por aquellos parajes, mirando todo aquello que le llamaba la atención especialmente, aunque nada llamaba en ella ningún sentimiento más que la curiosidad que le despertaba lo desconocido, pero siguió caminando, mirando los grandes y fuertes árboles con aquella expresión de fría serenidad que siempre estaba en su rostro, en la paz, como en la guerra. Cuando ya sintió que quería parar de andar, se sentó a orillas de un lago que había en uno de los claros, mirando su reflejo en el agua limpia y pura, haciendo que sintiera como si aquel elemento se quisiera burlar de ella, pero no era así. Un suspiro escapó de sus labios, un suspiro resignado, para luego tumbarse en la hierva, mirando hacia el sol que era tapado por las ramas de un árbol, alzó una mano hacia aquella luz, para luego cerrarla con fuerza y llevarla a un lado, cerrando los ojos para poder escuchar los sonidos de la naturaleza.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Lun Dic 05, 2011 1:51 am

Gustaba de ir hacia sitios como éste cuando necesitaba un lugar de calma. Y entre las preparaciones de los ejércitos celestiales y las reuniones de líderes, había sido muy costoso buscar algo de tiempo disponible para mi, y mi recreo en aquellos bellos bosques donde la luz del sol tímidamente se filtraba entre las hojas, proporcionándome un calor suave y apetecible. Además, no debía olvidar la presencia de aquellas bellas aves que se paseaban entre las ramas de los árboles. El frescor que irradiaba las hojas era también algo que me pedía respirar hondo.

Así que sin pensármelo más, me dirigí con vuelo raudo hacia los Bosques de la Discordia. Prefería sentir el cálido viento en la cara en lugar de aparecerme allí sin más. Realmente necesitaba aquella paz.

Y por el camino, en mis suaves y tiernas alas emplumadas sentía la caricia del viento, al igual que en mis cabellos color caramelo y en mi blanquecino rostro. Cerré los ojos por un momento, dejándome llevar por la grata sensación de estar flotando sin esfuerzo. Era todo muy mágico.

Viajando en ese estado de semitrance, noté un aleteo cerca de mi oído, y al darme cuenta, abrí los ojos y vi pasar junto a mi a un pato que inmigraba por las estaciones. Debía tener más cuidado, porque seguramente habría más cerca, así que decidí descender sobre la tupida arboleda del bosque. Me dejé caer con suavidad entre las copas de dos majestuosos e imponentes sauces, en un claro junto a un lago de cristalinas aguas que había oído hablar que se encontraba por aquí. Al descender, me fijé en que una chica joven de cabellos blancos, en contraste con su ropaje, y en símil con su piel, se encontraba sentada al borde del lago, de espaldas hacia mi. Me acerqué lentamente, pisando suavemente con mis zapatos blancos la tierra húmeda, y cuando estuve a su lado, me agaché, y con un movimiento grácil de mi mano, estirando mi dedo hacia delante, provoqué que una gota de agua se elevara del lago, y a una cierta altura, se dejase caer otra vez al agua. Luego me giré hacia la chica, y sonreí de forma cálida, mostrando una blanca sonrisa bajo mis labios rosados.

Hola ¿qué haces aquí tan sola?

Pregunté, dirigiendo una mirada de ternura hacia la chica con mis ojos verdes abiertos por completo. Junté las manos de manera que rodease mi cuerpo con los brazos, y tras eso, me aparté el cabello de mi rostro a un lado, para que pudiera ver mejor mi rostro y así conocerme o reconocerme.
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Mar Dic 06, 2011 3:18 pm

Al escuchar un aleteo pensó en abrir los ojos, pero los siguió teniendo cerrados, para luego escuchar aquella gota caer, abriendo los ojos al escuchar la voz de la chica que le preguntaba aquello, a lo que respondió con aquella fría serenidad -¿Qué diferencia hay entre estar sola u acompañada?- dijo mirándola antes de incorporarse, extendiendo un poco sus alas negras, las cuales soltaron unas plumas negras que cayeron con suavidad sobre la hierva. Ares se volvió hacia el ángel que estaba al lado suyo, mirándola con aquellos ojos negros que parecían un cielo sin estrellas, un profundo abismo que parecía reflejar el alma de quien los miraba, la examinó mientras hacía la siguiente pregunta -¿Quién eres?- dijo mientras llevaba una mano a su espalda, donde guardaba en una funda su espada, desde lo que sucedió aquella vez desconfiaba de los ángeles, bueno, de los ángeles y de cualquier otra criatura.

No entendía a aquella persona que le mostraba a una completa desconocida una expresión de ternura, ¿Cómo puedes mostrarle esa expresión a alguien que podría matarte perfectamente sin si quiera sentir remordimientos ni placer al hacerlo? Pensaba mientras tomaba la empuñadura de la espada, mirando a aquella chica con aquella serenidad que siempre tenía en el rostro, algo que nunca la abandonaba, estuviera cubierta de sangre o llena de heridas, ella siempre permanecía impasible, nunca dejaba traslucir ninguna emoción, ese era el problema que siempre había tenido y que estaba ya resignada a no resolver en mucho tiempo, a menos que hubiera alguien tan altruista como para querer enseñarla a sentir de nuevo. Sus ojos seguían clavados en los orbes verdes de la otra, permaneciendo internamente alerta, con la mano a la espalda, la cual tenía tomada la empuñadura de la espada, por si acaso aquella extraña ternura era solo un cebo.

Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Mar Dic 06, 2011 3:30 pm

Mi sonrisa se me borró de la cara en cuanto me respondió con aquella otra pregunta. Me había desconcertado. ¿Acaso le daba igual?¿O es que prefería estar sola a estar con otra persona? De todas maneras, me di cuenta de cuál podría ser el origen. Tenía las alas emplumadas negras, y además, no sólo eso, sino despedía un aura intermedia. Ya había visto esto muchas veces. Era un ángel caído. Pobre chica, a lo mejor sólo está asustada. O...¿habrá perdido la fé en los demás?

Me dirigió así mismo, mientras me internaba en mis pensamientos, una mirada profunda con sus ojos negros, tan negros como las plumas de sus alas. Eran increíblemente oscuros, pero también increíblemente bonitos. Nunca esperé que ver unos ojos negros podría ser espeluznante y a la vez bello.

Y por el tono que adquirió el cómo me preguntaba mi nombre y su mano que iba llevando a su espalda, diría que para ella, yo podía ser hostil. Muy hostil.

Mi tono titubeó. No esperaba una reacción así, menos de una chica tan joven, o al menos eso aparenta.

Eeeh.. Pues al estar acompañada, se suele disfrutar de un rato agradable...

Tragué saliva. No sabía bien qué decir. No sabía qué hacer. Si permanecía más tiempo era posible que me quisiese atacar de algún modo. Pero debía intentarlo.

Yo me llamo Amy Sunie, y soy...

Callé. A lo mejor no debía decirle mi rango tan pronto. Podría aquello empeorar las cosas.

Bueno, soy un ser alado procedente de los cielos, jejeje.. Agregué con una débil sonrisa.

Me preguntaba si ella sería capaz de hacerme daño. Yo venía a ella con la mejor intención. De todas formas, siendo un ángel caído, debía conocerme de algún modo, a no ser que fuera recién llegada. Ya hablé una vez con las dos Reinas Ángeles Caídas hará tiempo atrás, y una de ellas de hecho se alió conmigo. Pero no creía que fuera el momento para sacar el tema. Esto había roto todos mis esquemas. No sabía cómo responder, ni cómo actuar. El miedo se estaba apoderando de mi.
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Mar Dic 06, 2011 3:58 pm

No prestó atención a lo que dijo antes, solo prestó atención al nombre, mirándola para luego escuchar lo que dijo - No soy idiota, sé que eres un ángel- dijo mientras la miraba, leyendo como comenzaba a dudar, como sentía miedo ante una persona que podría matarla y quedarse igual que si hubiera estado paseando solo por el bosque. Notaba como el miedo en ella se hacía mas patente, retiró la mano del arma y colocó ambas entrelazadas delante de su cuerpo, mirando con aquellos orbes negros como el ébano los ojos asustados del ángel, si hubiera sido otra persona se habría echado a reír, nadie se esperaría que se asustara tan solo por ver una actitud hostil en otra persona.

La miró de nuevo a los ojos, para luego mirar el agua cristalina del lago, reconociendo la energía similar en el cuerpo de la otra, para luego tomar un poco de agua en su mano y al cerrarla, el agua se calentó y de entre sus dedos salió vapor, miró a la otra de nuevo, permaneciendo con la misma expresión serena que parecía hasta distante - Siento parecer hostil... pero no hay que fiarse de los demás siempre- dijo mientras permanecía girada un poco hacia el lago, para luego volverse enteramente hacia la chica, parecía ser una persona bastante amable, pero ella había aprendido a no fiarse de la amabilidad de las personas, sus ojos miraban las alas blancas de aquella chica, ella las había tenido así hasta que su naturaleza verdadera se desató y el blanco pasó a ser negro, ahora la visión de ese color ocasionaba que algo en su interior se removiera, algo que no identificaba y que no ponía esfuerzo por hacer esa tarea.

Suspiró y se sentó a la orilla del lago, quitándose los zapatos y metiendo los pies en el agua fresca, mirando hacia el cielo, donde volaban los pájaros y algunas otras criaturas, como los ángeles y los ángeles caídos, permaneció así un momento hasta mirar de nuevo a la muchacha -Puedes sentarte conmigo, no te voy a matar ni nada por el estilo- dijo mientras volvía su vista al agua, la cual le devolvía la visión de sus blancos pies dentro de ella.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Miér Dic 07, 2011 1:15 am

Me quedé helada cuando oí aquella declaración. No dejaba de observar a la chica detenidamente. No debía perderla de vista, pues el miedo que me había infundido me hacía dudar acerca de lo que podría hacerme. ¿Realmente podría matarme?¿Podría no tener remordimientos al hacerlo? Me atemorizaba conocer la respuesta.

Por suerte, al ver que retiraba la mano de su arma, suspiré de alivio, mientras miraba directamente a los ojos negros de la desconocida. Me fijé así mismo que luego se volvía hacia el agua, y me quedé mirando con curiosidad lo que estaba haciendo. El agua que había tomado entre sus manos comenzaba a convertirse en vapor, hasta que finalmente desapareció de sus manos. Parece ser usuaria del fuego...

Me quedé fijamente mirando sus manos hasta que se dirigió a mi, momento en el que volví a mirar hacia sus ojos negros. Mis labios permanecían juntos, ligeramente temblorosos. No sabía qué hacer en aquel momento, en el que me decía aquello de no fiarse de los demás. Cada vez más me infundía intranquilidad esa chica.

Me dejé caer finalmente en la hierba, mientras veía cómo se giraba a un lado, y, encogida con los brazos alrededor de mis piernas, dirigí mi vista al lago, un poco enmimismada.

Bueno...pero...mi naturaleza es así. Tiendo a ser amable hasta con los demonios...- Lo cual me ha traído problemas alguna vez

Callé momentaneamente, tras lo cual escuché lo que decía de que no me iría a matar. Era un alivio. No me gustaba saber que en cualquier momento podía hacer de mi pasto para los peces. Así que, imitando a mi acompañante, me quité los zapatos y los introduje en el agua lentamente, no sin levantar el bajo de mi vestido para evitar que se mojara. Mis blanquecinas piernas, estilizadas y largas, se fueron introduciendo lentamente en las cálidas aguas del lago. Hoy el sol había acaecido lo suficiente para mantenerla a buena temperatura, gracias doy.

Y en medio de esa quietud, me dirigí hacia la chica, llevando mi mano a su hombro. DIcen que el contacto hace mejorar las relaciones y así pensé yo en aquel momento.

¿Tú cómo te llamas, por curiosidad? Inquerí con tono un poco más tranquilo, ahora que sabía que mi vida no corría peligro. Y todos estos pensamientos, a pesar de que sabía que yo tenía ventaja, en cuanto a los elementos se refiere por lo menos, se habían cruzado en mi mente. No me gustaba en exceso pelear. No ahora, al menos.
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Miér Dic 07, 2011 11:52 pm

Al escuchar aquello que dijo la otra sobre su naturaleza no pudo menos que esbozar un intento de sonrisa burlona -Está en tu naturaleza...- repitió en un susurro, nunca había escuchado eso, aunque le parecía normal, ella no podía decir nada de aquello ya que todos sus instintos se habían esfumado, en ella no existía el "Lo hice sin pensar" o "Lo hice por impulso", ella lo hacía todo de forma consciente, daba igual en qué situación se encontrase y eso era lo que la hacía tan peligrosa. La miró viéndola encogida, parecía de verdad temerle, aunque no le extrañaba demasiado, teniendo en cuenta que ella pensaba lo mismo de sí misma, volvió la mirada al lago donde estaban metidos sus pies, tenía el vestido negro remangado para que no le estorbara.

Cuando la otra le tocó el hombro la miró mientras la veía meter sus pies en el agua y luego preguntarle sobre su identidad -Mi nombre es Ares Valentino- dijo mientras miraba los ojos de aquella chica, para luego mirar el agua cristalina del lago, suspirando un momento, le encantaría ser transparente como aquel elemento que se mostraba siempre conforme a su alrededor, pero eso ella no lo conseguía, desde hacía mucho no sabía lo que era la felicidad, lo que era el deleite, la tristeza, el placer, todo aquello escapaba a su comprensión, porque aunque intentaba estudiar las expresiones de los humanos y de otras criaturas, cada emoción tenía mil rostros diferentes y eso hacía muy dificil la tarea de volver a recuperar sus emociones.

Miró de nuevo a la otra y sintió una paz que no había sentido en otros ángeles, una ausencia completa de la violencia de la intolerancia, algo extraño en un ángel, además de que esta muchacha partecía ser un rango bastante alto, aunque no iba a preguntarlo, no sentía curiosidad por aquello, pero si que sentía curiosidad por saber de aquella ausencia de violencia en el aura de aquel ángel -Dime... ¿Por qué en tu aura no se respira ni una pizca de violencia? Con violencia me refiero a esa intolerancia hacia lo impuro ¿Por qué no hay eso en ti?- dijo sin mirarla, simplemente miraba hacia el bosque, hacia la inmensidad que se extendía a través de los árboles.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Jue Dic 08, 2011 1:43 am

Respondí mentalmente a aquella repetición que decía ella en voz baja, mientras seguía escudriñando sus ojos negros con más calma que antes.Sí, mi naturaleza...Soy así

Aun así, seguía alerta, por si pasara algo, aunque fuera de forma involuntaria.

Seguí su perfil, que divisaba el agua cristalina, mientras escuchaba cómo salía de sus labios su propio nombre pronunciado. El nombre me sonaba de cierta historia que hube leído alguna vez, pero no sabía ubicarla ni decir quién o qué era el ser con aquel nombre. Bueno, eso no importa ahora. Lo importante es que es un nombre único. Creo..

Sin embargo, me sacó de mi enmimismamiento aquella pregunta extraña. Me giré hacia ella, girando incluso el torso, parar poder estar frente a ella lo máximo posible y poder mirar hacia sus ojos, para poder captar la veracidad de su interés. Realmente se veía interesada, o sorprendida. O a saber qué sería. Deslicé la mano de su hombro por su brazo hasta alcanzar su mano, y me acerqué levemente un poco más a ella. Intentaba que por mi mirada pudiera entenderme mejor que con sólo las palabras.

Escúchame, Ares, y es muy importante. No por ser un ángel debo despreciar lo que sea impuro. Al contrario. Mi deber y mi pasión se desborda por amar a los demás seres, sin distinciones. Todos merecen una oportunidad para mostrar su bondad. Tú ya has dado el primer paso.

Repuse, sonriendo con una sinceridad tal que pocas veces me vería esa chica sonriendo tanto. Sólo otra persona ha visto sonrisas como ésa. Tras sonreir, volví a hablar, con tranquilidad, una tranquilidad tal que hasta me dormiría ahora mismo si tuviera sueño suficiente.

Yo quiero seguir el legado de mi madre. Quiero que todas las razas puedan convivir juntas, o al menos, tolerarse entre ellas. Todos tienen derecho a vivir, y no por ello tengo que vetarles nada a los demás por el hecho de ser lo que son. Ese es mi "secreto"

Terminé por agregar, sonriendo con más dulzura, cerrando así mismo los ojos. Ya tenía relajado mi cuerpo, y mis músculos destensados. ME sentía tranquila, como si ella fuera una hermana, compañera, o amiga. Había ignorado por completo el miedo que le tenía hace escasos minutos
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Vie Dic 09, 2011 6:53 pm

Seguía mirando el agua, sintiendo como la otra permanecía alerta, no le molestaba aquello, era muy dificil molestarla de alguna forma, al igual que era muy dificil agotarla, pero eso no tenían que preguntárselo a ella, solo tenían que preguntarle a alguno de sus compañeros de entrenamiento que cuando acababan de entrenar con ella, siempre terminaban hechos polvo. Cuando la otra le dijo aquello no pudo menos que sonreír un poco, parecía ser que la otra se pensaba que era tan normal como los otros, a pesar de haber visto como con una mirada serena tomaba un arma para matar a otra persona, pero prefirió responderle -Verás... yo no conozco la bondad, en principio se supone que la conocía, pero por desgracia ya carezco de todo tipo de sentimiento, soy tan fría como el hielo... pero es gracioso como es que a pesar de eso controlo el fuego- dijo mientras miraba al lago, viendo como unos peces blancos y negros se acercaban buscando comida, entonces acercó la mano al agua y al calentarla un poco, los peces huyeron, cuando la otra dijo eso de su madre, alzó la mirada y una especie de sonrisa triste se dibujó en su rostro -Pareces tener un motivo noble... pero dime ¿Tu podrás acaso hacer que los otros ángeles que no piensan como tu cambien de parecer?- dijo antes de volver a la serenidad que caracterizaba, volviendo a tener sus ojos negros un brillo tenue, aquel brillo que solo simbolizaba el fuego que había dentro de ella, como si solo huebiera eso dentro suyo, tan solo las brasas de una hoguera que se encendía cuando la dueña de aquel cuerpo lo pedía, porque ella nunca se dejaba llegar por sus emociones, para ella no existía eso, todas las acciones de esta chica estaban controladas por su cerebro.

Cuando la miró con aquella sonrisa de dulzura no pudo menos que ladear la cabeza, no entendía nada, no entendía a esa chica que esbozaba aquella sonrisa ante una persona que había estado a punto de poner fin a su vida, negó con la cabeza con una sonrisa resignada -Ya veo que tu eres buena persona con todo el mundo- dijo antes de mirar de nuevo hacia el bosque, perdiendo sus orbes negras en aquella inmensidad verde, que la hacía sentir como si por primera vez hubiera algo que pudiera con ella, algo que la pudiera atraer mas que la batalla, mas que el entrechoque de espadas y los gritos de guerra, ya que eso era lo único que le daba razones para considerarse viva, aunque nunca se había sentido en peligro, porque rodeada de enemigos o con solo uno delante, el resultado siempre era el mismo, ella permanecía en pie frente a todos, aunque podía terminar herida, no lo negaba, pero no le importaba el dolor cuando podía seguir luchando. Por esa razón buscaba que alguien la hiciera apreciar la diferencia entre estar en el campo de batalla y en un lugar con naturaleza, algo que la hiciera sentirse diferente.

Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Sáb Dic 10, 2011 2:16 am

Al oirla decir que no conocía la bondad, me entristecí mucho. No por mi, sino por ella. Debía ser algo muy doloroso no poder conocer la bondad, ni la alegría, ni ningún sentimiento. Hasta los sentimientos negativos son buenos para apreciar lo que más queremos en este mundo. Y todo eso lo mostré en un declive de mi sonrisa, mientras la tomaba por los hombros, y le observaba hacia sus ojos negros, con tono ligeramente melancólico.

Ares...Debe ser muy duro para ti el no poder sentir...

No supe qué más decir. Sólo esperé a que siguiera ella, que quiso meter la mano en el lago y se fueron los pececitos de a su alrededor. Me di cuenta de su sonrisa decaída mientras me hacía aquella pregunta. La verdad es que era difícil de responder. Pero allá iba. Tomé aire profundamente, y tras suspirar lentamente, me dirigí a ella.

Bueno...quizás no. Pero sé que habrá muchos que compartan mi opinión. Aun así, soy Reina. Mi deber es actuar con sensatez. Y esa sensatez se vierte en, además de cuidar a mi pueblo, de poder cuidar a los demás. De poder amar a los demás, y hacerles ver que amarnos es bueno. Sólo debo intentarlo e insistir

Y era cierto lo siguiente que me dijo, sonriendo de aquella manera, tan segura de lo que decía. Y no pude evitar tomar su rostro con suavidad, para girarlo hacia mi lentamente.

Ares...Si por mi fuera, te ayudaría como pudiera a volver a sentir. Porque quiero ayudarte. Quiero poder ofrecerte la hospitalidad que ofrezco a los demás

Entonces me levanté de la hierba, sacando mis delicados pies del agua, y dejándolos descansar sobre la hierba, para que se secaran. Dispuse una sonrisa tierna nuevamente, ofreciéndole mi mano para ayudarse a levantarse.

¿Te gustaría dar un paseo, Ares?

Pregunté, aún con la sonrisa tierna que acababa de aparecer en mi rostro.
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Sáb Dic 10, 2011 7:14 pm

Cuando la otra la miró de aquella manera y le dijo aquello no pudo menos que ladear la cabeza esbozando una pequeña sonrisa -Digamos que... me es indiferente, aunque molesto sin duda- dijo antes de volver a mirar el agua mientras la otra muchacha le respondía a la pregunta, averigüando ya que ella era una reina, le extrañaba que fuera tan joven, aunque quien sabe, tal vez el mundo de allá arriba estuviera cambiando mas de lo que ella se pensaba. Cuando Amy le tomó el rostro, la miró a los ojos, mirando aquella expresión que parecía como querer reconfortarla, cosa que costaba mucho ¿Cómo se puede reconfortar a una estatua? pensó con cierto humor, escuchando aquella especie de promesa que le estaba haciendo la otra, no tenía nada que perder, el no ya lo tenía, así que si aquella reina la podía ayudar a recuperar su "ser" estaba bien.

Cuando la otra se levantó, la miró mientras permanecía en la misma posición, hasta que vio la mano que le tendía la otra con aquella sonrisa tierna que la hacía querer reírse, porque no entendía a aquella chica que le mostraba ternura a una persona de la cual no iba a obtener una respuesta, nada más que aquella expresión de fría serenidad que nunca abandonaba su rostro, ni siquiera en la batalla, nada cambiaba a aquel ángel caído que miraba el mundo desde la mirada que aparentemente podría ser la de Dios, una visión neutral carente de cualquier emoción.

Cuando escuchó aquella pregunta se encogió de hombros y sacó los pies para levantarse y después de secarse los pies se volvió a poner sus zapatos, mirando después los ojos verdes de aquella chica de pelo castaño que quería ayudarla voluntariamente, sin pedir nada a cambio, mostrando aquella bondad "celestial" que solo había leído en los libros, aquella bondad que solo podían plasmar los escritores y los poetas, pero que en la realidad, según su visión, no existía. Se acercó a la otra -Tu dirás a donde quieres ir- dijo antes de mirar hacia el bosque.

Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Lun Dic 12, 2011 1:29 am

Me parecían unas muy frías respuestas las que me daba aquella chica. ¿Acaso le había ocurrido algo en el pasado? No era normal. Ni siquiera lso demonios más infundidos en maldad eran así. Wataru tenía sentimientos, Caeli tenía sentimientos. Y hasta donde sé, Aspicious también. Los vampiros, los cazadores, los hechiceros. Todo. Absolutamente todo. Me era inconcebible.

Al verla levantarse, sin dejar de sonreir cual niña feliz con su peluche, tendí la mano hacia ella, y se la tomé con suavidad

Vamos. Iremos por el bosque

Añadí, tras lo cual avancé hacia la espesa arboleda, tirando de ella con suavidad, disponiéndome a su lado.

Al internarnos en la arboleda, se filtraban los cálidos rayos de sol entre las hojas de los árboles, a la vez que se oían los cánticos de los pájaros que danzaban con sus alas atravesando el bello paraje de un lado a otro.

Entonces me giré hacia Ares, y pregunté, mirando su mano, por no querer ver su rostro en ese momento.

Ares. ¿Qué te pasó para que dejaras de sentir? No es normal... No puedo concebir a una persona sin sentimientos ni emociones. No, no puede ser, sencillamente no me entra
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Jue Dic 15, 2011 1:52 am

Cuando la otra tomó su mano y la llevó por el bosque tirando de ella, la verdad es que no sintió demasiada diferencia, no entendía exactamente que era lo que hacía sonreír a la chica que la tomaba de la mano y la llevaba alegremente por el bosque, aunque eso era normal, ella no entendía a las personas que eran como aquel ángel, a veces le recordaba a una niña despreocupada, otras veces a una de esas ancianas que piensan que todo el mundo tiene un lado bueno, que hasta el mismísimo diablo tiene un lado dulce y tierno en su interior, eso ella no lo entendía, porque se había vuelto desconfiada, había aprendido que todos los seres podían tener dos facetas y lo había comprobado en sus propias carnes.

Miraba los rayos que se filtraban por las ramas, el canto dulce de los pájaros que bolaban aquí y allá por aquel bosque, su mirada se paseaba curiosa y en unos instantes cerró los ojos para sentir mejor todo aquello que la rodeaba, sentir aquella naturaleza pura, pero que al igual que ella podía ser impura, podía en un momento ser luz como en otro podía ser oscuridad, armonioso sonido y después ruído ensordecedor y carente de toda armonía, eso le gustaba, porque le recordaba a ella, a su naturaleza.

Una de las veces que estaba absorta y se habían detenido, sintió como la otra se volvía hacia ella, entonces abrió sus ojos negros y miró la figura blanca ante ella, viendo como mientras le hablaba parecía hablarle a la mano que tenía tomada con la de ella, respondió a la pregunta cargada de curiosidad - Es una larga historia que comienza en el cielo y acaba en el limbo- hizo una pausa mientras miraba a un pájaro darle de comer a sus polluelos - Yo era un ángel joven, bueno y bondadoso, pero un día mis alas se volvieron negras y mis poderes se tornaron en una mezcla, todo el mundo me trataba como a una apestada, mis padres me tenían miedo, mis hermanos no se acercaban a mi, mis amigos que llamaban monstruo. Hasta que ya un día me exiliaron del cielo y e vi obligada a bagar sola, lloré mucho, eso es lo único que recuerdo, pero después de ese dolor ya no hubo nada más, tan solo vacío- dijo mientras miraba a la chica, mirando su pelo castaño largo, su piel blanca al igual que sus ropas y sus alas, todo en ella parecía ser el símbolo de la pureza.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Jue Dic 15, 2011 2:50 pm

OFF Acertada está Ares en uno de sus pensamientos, jejejeje. Por cierto, algo que creo que no te has dado cuenta. Las alas de un ángel caído son grises. Me avisó un admin de que te avisara, porque yo no me di cuenta del detalle, jejejeje. Modifica la ficha en cuanto puedas. La imagen mantenla, eso es meramente decorativo. Y si quieres, en los roles puedes decir que son "negras" aunque realmente sean grises. Temas de alineamiento, supongo.


ON

Me quedé frente a ella, mientras escuchaba sus palabras, levantando la vista hacia sus ojos. Parecían unos ojos insensibles. Como dos azabaches. Inertes. En cualquier caso, debía ser duro para ella. Me quedé ausente, mientras escuchaba su historia.
Alas negras. Eso no era normal. Su caída tuvo que ser muy dura y fuerte para que pasaran de ser blancas a negras directamente. Pobre chica...Exhiliada, discriminada, como si fuera una leprosa, como un ser extraño.

Mis ojos empezaron a empañarse, y a medida que ella seguía, se me empañaban aún más. Sentía tristeza por ella. Es como si me hubiera podido meter en su piel y sentir todo lo que ella sintió. Debió de sufrir muchísimo.

Pero mis ojos no lo aguantaban más. Dejé caer las lágrimas que intentaba contener, y dejé que se deslizaran por mis mejillas, mientras mis párpados me temblaban de la tristeza. Y a su vez, mis mejillas se coloreaban de un color rosado que fue tornándose rojizo poco a poco.

Pobrecita...tuviste...snif...tuviste que sentirte muy sola...

Era como si yo me sintiera obligada a sentir por ella lo que ella no era capaz de sentir. ¿Era demasiado empática?¿O es que ella, con su dureza, sólo se reprime, y en lugar de mostrar ella lo que siente, lo transmite a los demás? Era algo muy curioso. Que yo recuerde, todavía no había llorado por nadie en mucho tiempo. O a lo mejor sólo tengo mala memoria

Y mientras sollozaba de dolor, sintiendo una punzada en el pecho, que me atravesaba por completo el corazón, no pude reprimir un abrazo que propiné a la chica con vivacidad. Apoyé mi rostro en su hombro, mientras seguía llorando por ella, por su dolor, y mis brazos rodeaban su cuerpo por la espalda y se enlazaban en sus hombros.

Lo siento mucho...Ares...Siento que hayas tenido que pasar todo eso...Y todo por mi culpa. No supe de eso. No lo arreglé....

Me sentía culpable, porque en cierto modo, la responsabilidad de todo aquello recaía sobre mi. Aunque fuera en el reino oficial, mi deber era velar por todos los ángeles, y en realidad, por todos los seres que habiten este mundo.
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Vie Dic 16, 2011 1:55 am

Cuando la otra comenzó a llorar no pudo evitar ladear la cabeza, no entendía el porqué de aquello y cuando se abrazó a ella, se quedó un poco extrañada y sintió como ligeramente algo se removía en su interior, sabía perfectamente que las lágrimas no eran buenas, no expresaban un sentimiento bueno, así que como si intentara consolarla, la abrazó contra ella y acarició su cabeza, permaneció así mientras la otra sollozaba y cuando le dijo aquello de que era culpa suya negó con la cabeza -Por mucho que seas una reina, no puedes hacer nada, tal vez en ese tiempo tu no estabas en ese puesto o no te encontrabas allí, no puedes asumir la culpa de los errores de otras personas- dijo recordando las palabras que le había dicho su maestro en el limbo cuando llegó con una expresión vacía en su rostro, unos ojos carentes de cualquier brillo, como si de un cascarón vacío se tratase, pero luego su conciencia volvió y la culpa la atravesó, pensando que era todo culpa suya, todo lo que había ocurrido era culpa suya, pero su maestro le dijo que no era así y ella se lo creyó, porque aquel ángel caído sabía mas de la vida que ella y todos los otros juntos.

Suspiró mientras la guiaba hasta los pies de un alto y fuerte phicus, donde se sentaron, poniendo a la otra sentada en sus piernas de costado, aún abrazándola mientras acariciaba su pelo largo, procurando calmarla con su serenidad para que así el llanto pasara y volviera a estar igual que antes, feliz y tierna, porque ella prefería ese estado de ánimo en las personas, decían que eso era bueno, así que ella deducía que tenía que gustarle eso, siempre y cuando no fueran sus enemigos.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Sáb Dic 17, 2011 1:00 am

Apegué mi frente sobre su hombro, atraida por sus brazos, mientras seguía abrazada a ella. Y a pesar de lo que decía, en el fondo sentía culpabilidad. A ella la echaron, la humillaron. Y si no era cosa mía de forma directa, a lo mejor sí de forma indirecta.

Me dejó de abrazar por unos segundos, hasta que se sentó ella en el césped, y me sentó sobre ella, abrazándose a mi. Notaba cómo su mano se paseaba por mis cabellos, y la sensación de ser acariciada con suavidad, me iba calmando. Progresivamente fui dejando de sollozar, hasta que sólo tomaba aire un poco fuertemente. Agradecida por su consuelo, me encogí y acurruqué levemente en su hombro cálido, mientras suspiraba un poco más relajadamente. Aún seguía abrazada a ella. Pero pasados unos segundos más, separé mi rostro de su hombro lentamente, y me dispuse frente a ella, con los ojos enrojecidos e hinchados por el llanto, apartándome las últimas lágrimsa que descendían por mi mejilla.

¿De verdad...que no es culpa mía...? Bueno...quizás tengas razón...Pero no puedo evitar sentirme culpable por ello.

Inspiré con fuerza, cerrando los ojos, y al volver a abrirlos, reí por lo bajo, sonrojándome un poco.

Debo parecer una tonta, jejeje... He llorado por ti y acabo de conocerte...Qué mal concepto debes tener de mi, jejeje...

Volví a abrazarla una vez más, pero esta vez con fuerza, sonriendo con timidez, a pesar de mis ojos hinchados, e inspirando aire con profundidad. Llegaban a mi dulces olores varios, olores del bosque, olores diferentes. Pero había uno inidentificable. Ahora que lo pensaba, Lucius también tenía un olor especial. Y también Andrew. ¿La gente tiene olores? INcluso Dana olía. Y todos huelen bien. Es relajante, y curioso. ¿POr qué sería?

Tras eso, me separé de ella, y sonriendo, aún enrojecida, me dirigí a ésta, aún sentada en sus cálidas piernas.

Gracias, Ares. Has sido muy buena conmigo, en contraposición a tu anterior actitud, jeje... ¿te gustaría alguna vez venir a visitarme al cielo, o que yo te visitase? Sería todo un placer para mi honrarme con tu presencia, jeje...
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Dom Dic 18, 2011 4:41 pm

La miró cuando le dijo aquello, negando con la cabeza mientras veía como la otra comenzaba a calmarse, no se esperaba aquella reacción de la chica y cuando siguió abrazada a ella y le dijo aquello de que debía de pensar que era tonta, solo se encogió de hombros -Pienso que eres afortunada en parte- dijo mientras volvía su mirada el verde del bosque, al canto de los pájaros, mientras acariciaba el pelo de la otra para que los rastros de esa pena se fueran, aunque no sabía si eso de verdad servía para algo teniendo en cuenta como era ella.

Cuando se apartó un poco y le dijo aquello de la actitud y luego de que si quería ir a visitarla o que ella la visitara -Bueno... según me dijeron las lágrimas no eran algo bueno... aunque no lo se exactamente- hizo una pequeña pausa antes de seguir -No me importaría ir por allí algún día, tampoco es que haga mucho en el limbo y puedes venir a visitarme cuando quieras, siempre me encontrarás en la gran biblioteca- dijo tranquila mientras recostaba la espalda en el árbol, cerrando un poco los ojos, sintiendo como si aquello la relajara, aunque en realidad no sentía nada al estar allí, pero parecía como si algo se posara en su interior cuando el silencio desaparecía y los sonidos de la naturaleza llegaban.

En ese momento se puso a pensar en la chica que estaba entre sus brazos, la cual aunque no sabía de lo que ella había sufrido, había llorado por ella cuando sabía que ella no se lamentaba de aquello, la había visto mostrarse serena al contar aquella historia y aún así había llorado y se había echado la culpa. Se sentía rara cuando eso ocurría, ella siempre había pensado que la culpa la habían tenido sus padres al no saber nada sobre la niña a la que estaban criando, aunque muchas veces pensó que en realidad no eran ellos sus padres, pero no sabía como desmentir aquello, sobre todo porque ya había olvidado sus caras hacía unos años.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Dom Dic 18, 2011 6:12 pm

Me quedé perpleja con la respuesta. Tanto que me levanté de sus piernas y me senté a su lado, rodeando mis piernas con los brazos, y mirándola a los ojos con atención.

¿Afortunada?¿Por qué soy afortunada?

Giré nuevamente mi rostro hacia el frente, elevando la mirada hacia el cielo, ofuscado por las ramitas y hojas verdosas que me ocultaban el sol a la vista.

Respecto a lo de las lágrimas no sabía bien qué responder. Esperé a que terminara ella de hablar, y mientras escuchaba su positividad respecto a reunirnos alguna vez, fui relajando las piernas, dejando que resbalaran de mis brazos, dejando que mis brazos a su vez reposasen sobre las rodillas, ya extendidas en el suelo.

Las lágrimas....no siempre son malas. Una persona puede llorar de alegría, al igual que de tristeza, o de rabia, o incluso de miedo. Las lágrimas pueden salir en cualquier situación. Así que depende de a qué estén referidas. Pero ten por seguro...

Tomé aire, suspirando con calma, mientras cerraba los ojos, y sonreía tímidamente, sintiendo el aire cálido, que iba refrescándose, en mi rostro.

... que es una muestra de sentimientos muy profunda.Si alguien llora delante de otra persona, está mostrando el ser más profundo de su alma.

Recosté mi nuca en el tronco del árbol, mientras sentía el aire tibio frotarse con mi rostro, como si fuera una caricia de una madre, y la suavidad de la caricia me hiciera relajarme. Me costaba abrir los ojos. No podía, disfrutaba demasiado de la sensación de una caricia en el rostro como para siquiera intentarlo.

Pocas veces...verás a alguien mostrarte sentimientos profundos, y hablar de estas cosas... Hay personas que desprecian este tipo de pensamientos, y en realidad es que no saben enfrentarse a la realidad.
Volver arriba Ir abajo
Ares
Ángel Caída
Ángel Caída
avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Reputación : 1
Monedas : 2552

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Miér Dic 28, 2011 2:13 pm

Miró al frente mientras escuchaba la pregunta que le hizo la chica, la escuchó hablar mientras miraba hacia el bosque, viendo a los animales moverse sin sentir nada, mucha gente sentía miedo cuando veía animales, ella no sentía miedo, otros sentían ganas de tocarlos y cariño hacia ellos, pero ella solo sentía la calma que siempre estaba en su alma, como las brasas de un fuego que se extinguió no hace mucho, unas brasas que nunca se avivan dejando ver el fuego que portan, porque no saben como dejar ese cálido reposo.

Comenzó a escuchar sus comentarios que le daban la razón sobre lo que había dicho, las lágrimas mostraban sentimientos muy profundos, sentimientos que ella no entendería nunca, ya se había resignado, pero no le importaba, añun tenía un poco de esperanza en encontrar aquellos sentimientos que se habían escapado de su corazón forjado por el fuego de la furia y el dolor. Suspiró un momento y miró al suelo, viendo sus pies que pisaban la hierba acoplándose entre las ráices del enorme árbol en el que estaban apoyadas, cuando la otra terminó de hablar, alzó la cabeza y sintió como el viento acariciaba su melena blanca, sentía la caricia, pero nada hacía que sintiera algo más, ni reconfortada ni relajada, solo como siempre, eso resultaba un poco triste, pero que le iba a hacer, ella no podía manejar eso, al menos no ahora.

Suspiró y decidió hablarle a la otra -Entonces se podría decir que yo no muestro mi ser interior, aunque en parte se podría decir que si... porque mi ser por dentro está vacío- dijo como quien dice que se acabaron las galletas y el tarro ha quedado vacío, pero aquello era distinto, no era un tarro de galletas, si no un ángel caído lo que estaba vacío, lo que carecía de sentimientos y parecía ser que no había nada que hacer, aunque no había perdido la poca esperanza que le quedaba en encontrarla.
Volver arriba Ir abajo
Amy Sunie
Renegada Líder Ángel
Renegada Líder Ángel
avatar

Cantidad de envíos : 876
Localización : En un país multicolor, en el cual nació una abeja bajo el sol.
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Reputación : 5
Monedas : 3630

Ficha de Personaje
Breve descripción:
Inventario:

MensajeTema: Re: Nuevos territorios   Miér Dic 28, 2011 8:12 pm

Dejé las manos sobre mis muslos, e inspiraba lentamente mientras escuchaba lo que iba diciendo Ares. Cuando hubo terminado, abrí los ojos lentamente, y llevé mi mano hasta la suya y la posé encima con mucha calma. Luego volví a cerrar los ojos en calma, a pesar de que en mis labios no había una sonrisa sino una expresión un poco preocupada, y me dirigí a ella con calma y serenidad.

Puede ser que estés vacía... Pero eso cambiará. Sobre todo en el momento en el que te enamores... Y estoy seguro de que eso ocurrirá, tarde o temprano. Pero tranquila- Murmuré hacia ella, mientras iba cerrando mi mano y entrelazando los dedos con los suyos.-Porque todo irá bien.

Estuve en silencio por unos momentos, notando la mano algo fría de Ares, hasta que dejé de sentir la brisa. Entonces volví a abrir los ojos con calma y me levanté sin soltarla, despacio.

Será mejor que nos vayamos. Empieza a estar oscuro, y podría ser peligroso. Por cierto, ya te presentaré a alguien...quizás le caigas muy bien. Agregué divagando.

Desplegué mis emplumadas alas blancas, y me giré hacia ella.

Nos veremos muy pronto, querida
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuevos territorios   

Volver arriba Ir abajo
 
Nuevos territorios
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Algunos nuevos dibujitos..
» Nuevos Titanes
» Nuevos horizontes por descubrir
» LO NUEVOS DE MARVEL (ABRIL)
» Nuevas tierras, nuevos misterios.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Guerra de las Criaturas :: Continente de Vaahl :: Bosques de la discordia-
Cambiar a: